jueves, 15 de noviembre de 2012

Los cíclopes


Los cíclopes son gigantes con un sólo ojo en medio de la frente. En la mitología griega hay dos generaciones de cíclopes. Los de la primera generación fueron hijos de Urano y Gea, muy buenos constructores y artesanos. Eran testarudos, fuertes y muy temperamentales. Se llamaban Brontes, Estéropes y Arges (aunque algunos autores citan a Acmónides o Piracmón en vez de a Arges). Había otros cuatro (Euríalo, Elatreo, Traquio y Halimedes) considerados muy frecuentemente como hijos de los tres primeros. Urano temía su fuerza y los encerró en el Tártaro. Más tarde, Crono, también hijo de Urano, los liberó junto a los Hecatónquiros y los Gigantes. Con su ayuda, castró a Urano después de derrocarlo, pero después los volvió a encerrar en el Tártaro, hasta que Zeus los liberó. Forjaron rayos como arma para su libertador (Estéropes ponía el relámpago, Brontes el trueno y Arges el brillo), y después le ayudaron a derrotar a Crono y a los demás Titanes.
Construyeron otras armas para los dioses, como el tridente de Poseidón, que producía terremotos, el arco y las flechas de Artemisa, y el casco de invisibilidad que Hades le entregó a Perseo para que pudiera matar a Medusa. Ayudaron a Hefesto, y según la tradición construyeron el primer altar, las murallas y fortificaciones de, entre otras ciudades, Micenas y Tirinto en el Peloponeso
Según se cuenta en algunos textos, un rayo de Zeus forjado por ellos mató a Asclepio, hijo de Apolo, y éste mató a los Cíclopes, como venganza.
La segunda generación de Cíclopes fue una tribu primitiva de enormes monstruos de un sólo ojo, cuyo miembro más conocido es Polifemo, hijo de Poseidón y de la ninfa Toosa, y que fueron encontrados por Odiseo en una remota isla, algunas veces identificada con Hesperia. Se creía que estaban muy emparentados con los Gigantes y una tribu fenicia que surgió de las gotas de sangre que cayeron sobre Gea (la Tierra) cuando Urano fue castrado. Otro cíclope de esta generación bastante conocido fue el vidente Telemo.